Las cartas tienen esta peculiaridad de adicionar “Corazón” a nuestro camino; No nos lleva a ninguna parte en particular, solo se trata de hacer memoria de su porvenir; “Es un tipo de memoria muy pobre la que solo funciona hacia atrás”;

NUMEROLOGÍA Y CARTOMANCIA PARTE 3, Inicio de la diferenciación de los arcanos, el 1,2,3

LYô | 20 de agosto 2023

Este tema que podría parecer algo teórico y, tal vez, inútilmente complicado, me pareció fundamental para el entendimiento de los arcanos del tarot y de la cartomancia.

Me tarde en madurar este articulo; era un aspecto que me generaba muchas dudas, siendo más joven, en particular después de leer a Robert Zoller (4).

En este articulo, estudiaremos el proceso donde, desde la unidad (el 1), evolucionamos hacia una multiplicidad mediante el nacimiento de la primera triada, el 1, 2, 3. Este proceso no se refiere a una multiplicación sino a una diferenciación que involucra, en forma sorpresiva, a una negación.

Si esta cuestión me pareció interesante en el caso de la Astrología, es contundente para el estudio de las cartas basadas en la progresión de los enteros naturales.

En particular, el tema de la milagrosa introducción del número 2 en la transición de lo singular (el uno) a lo múltiple (3, 4, 5…) es generalmente menospreciada por muchos practicantes y quisiera aprovechar este articulo para colocar este tema en su justa posición.

BREVARIO FILOSÓFICO

En esta parte inicial, me gustaría introducir, rápidamente, los temas de la unidad, de la multiplicidad y del universo, guiándome con Platón, Aristóteles y Santo Tomás (2, 3).

En el tema que nos interesa, la sucesión de los números 1, 2 y 3 identifica claramente una progresión desde lo único hasta lo múltiple, lo que conlleva un proceso de diferenciación.

Es particularmente retador para nuestra mente imaginar el proceso donde, en algún punto, abandonamos el número uno quien, por su naturaleza, es único y llegamos a una multitud, por simple diferenciación (los números más elevados 3, 4, 5…). En nuestra experiencia, estamos más acostumbrados a visualizar la multiplicación a partir de una pareja de géneros opuestos pero de la misma especie.

Esta idea empieza entonces con la noción de unicidad (el especie, el universo) que encierra, en su interior, una gran multiplicidad de elementos que llamaremos entes en lo sucesivo.

Universo y Wyrd

Figura 1: Wyrd, representación de la telaraña del destino en la mitología nórdica

El término “universo” hace referencia a la unidad con la palabra  “unus” (uno) y nos recuerda el concepto de conjunto. Sin embargo, este conjunto estructurado conlleva una negación o una oposición con el vocablo “versus”.

Esta oposición refiere a una unidad central que se opone o diferencia de la multitud que gira alrededor.

El universo como la suma de objetos conjuntados puede aplicarse a diferentes escalas; así el ser humano es un microcosmos cuando el Universo es el macrocosmos.

La etimología de “versus” proviene de la raíz protoindoeuropea “Wert”, que significa “girar, rotar” que dará, en el latín, “vertere”. La raíz germánica “wirp” introduce el significado adicional de “llegar a suceder, convertirse, ser debido”.

Estas raíces participan en la etimología de la palabra anglosajona “Wyrd” (fig. 1), conocida en la cultura nórdica con el significado de Destino.

Otra denominación asociada a Wyrd (o Urd) es la palabra örlög, donde la raíz «ör” está relacionada al destino (urd) y la raíz “lög” se refiere a la ley; la ley que gobierna el destino.

Las 3 Nornas tejiendo el hilo del destino de los hombres
Figura 2: Las nornas tejen su tapiz en las raíces de Yggdrasil. L. B. Hansen, (Edición de 1893 de Fredrik Sander de la Edda poética, Estocolmo), https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Nornorna_spinner_%C3%B6dets_tr%C3%A5dar_vid_Yggdrasil.jpg

Wyrd o el destino está tejido por las 3 nornas, 3 espíritus femeninos de la mitología nórdica que rigen sobre el destino de los humanos (fig. 2). La representación visual de Wyrd integra los dibujos de las 24 runas o letras del antiguo alfabeto nórdico, el Futhark (fig. 14) y en eso representa la totalidad.

Esta telaraña plasma los dos temas que presentaremos a continuación: el Ser (las líneas) y el no-Ser (los espacios vacíos interlineales).

Esta representación identifica particularmente bien (en mi opinión) el tema del cosmos en el sentido de “la Ley”, lo que rige, que es el fruto de un acuerdo promovido por la voluntad de un Dios hacia su pueblo.

Sin embargo, existen espacios de libertad donde nada está escrito y todo está en potencia, el caos, los espacios interlineales (fig. 15).

De la unidad a la multiplicidad

El objetivo de este capítulo es de introducir el concepto de «Ente» que habíamos introducido anteriormente en el artículo «Numerología y cartomancia. Parte 1: progresiones teosóficas«. A partir de esta idea podremos caminar hacia las nociones de unidad y multiplicidad por deducción, introduciendo el famoso «no-Ser», el meollo de este asunto.

Primero, el Ente

El Ente y la negación
Figura 3: El Ente, el Universo y el No-Ser

Los antiguos filósofos señalaron que el concepto de unidad no es absolutamente previo; se infiere a partir de otro concepto que llamaron “Ente” cuya definición, particularmente simple, se plasma en la proposición: “lo que es”.

Al momento de definir este “Ente” entendemos que es diferente del universo y opuesto al no-Ser que definiremos a continuación (2) (fig. 3).

El no-Ser y la diferenciación

la segunda idea es la negación del Ente o el “no-Ser” en el sentido de distinción, de separación de dos partes del conjunto, en oposición.

El No-Ser es lo que ocupa el espacio donde no está el Ente (el Ser). Este espacio, sin definición, del cual sabemos que no es el Ser, que definimos por sustracción, que aparentemente no tiene mayor interés podría ser entendido como lo que distingue el Universo del Ser, lo que permite su diferenciación y delimitación.

“Cada vez que pronunciamos la palabra no-ser, como parece evidente, no decimos algo contrario al ser, sino tan sólo lo que es diverso del ser”

Platón, el Sofista (2)
La negación oriden de la diferenciación
Figura 4: Diferenciación entre Ente y no-Ser y entre los otros entes

Introducimos el concepto de multitud cuando profundizamos el concepto de “distinción” iniciado con la negación inicial que dio nacimiento al no-Ser.

De la misma manera que el Ente es diferente del no-Ser, es también distinto de los otros entes. En la negación se inicia la diferenciación (fig. 4).

La Unidad

Solamente en esta etapa, insertamos, ahora sí, la idea de “Unidad”. El Ente coincide con el elemento de base, lo singular, porque no está dividido por dentro.

Tuvimos que pasar por el proceso de diferenciación entre los entes y con el no-Ser, con la negación y la oposición, para reconocer que el Ente es indiviso y por lo tanto se corresponde con la Unidad.

La Multiplicidad

En el último paso, entendemos el concepto de “Multiplicidad” como una síntesis entre los conceptos de unidad y de división.

La multiplicidad está formada por la repetición de unidades la cual introduce una doble negación:

“Pues, así como el uno añade al ente una negación —según la cual algo es indiviso en sí mismo, la multitud añade dos negaciones, en cuanto algo está indiviso intrínsecamente y dividido de los demás, puesto que uno no es otro”

La noción de multiplicidad (2)

Conclusión sobre la idea de unidad y multiplicidad

Esta primera parte, refiriéndose a ideas de los inicios de la filosofía, tal vez confusas me permitió plantear un tema importante: la negación.

Esta negación es fundamental para definir las ideas siguientes:

  • La unidad: lo que NO está dividido o diferenciado internamente (negación de la diferenciación)
  • La multiplicidad: lo que NO está dividido internamente pero que NO es lo mismo que los otros (negación de la similitud),
  • El No-Ser: lo que NO es Ente (Negación del Ser)

La negación o los espacios no definidos es fundamental para la diferenciación y la conexión de las ideas entre sí. Parece portadora de un gran potencial en los procesos de evolución y de separación de los entes.

El origen de la multiplicidad

La Unidad precede la Multiplicidad en cuanto a su origen como el número 1 precede a los números más elevados. En este párrafo revisaremos el origen de la multiplicidad a partir de la unidad original.

Sabemos que la multiplicidad se origina, no tanto por multiplicación, sino por diferenciación de la Unidad. En este proceso, introduciremos otros conceptos antiguos como el Acto y la Potencia que justamente fueron propuestos para explicar los procesos de transformación.

Acto y Potencia según Aristóteles y Santo Tomás

Aristóteles introduce los conceptos de Acto y Potencia para explicar los movimientos y cambios que afectan los entes y así esclarecer la antigua antinomia entre lo permanente y lo mutable.

Según este concepto los entes presentan ciertas potencialidades propias (Potencia) que llegaran a realizarse en el tiempo. Esta realización potencial es denominada el Acto de la misma forma que un niño podrá ser un hombre con el transcurrir de los años (fig. 5).

El Acto y la perfección

La noción de acto se relaciona con el principio de perfección (ver articulo “Las preguntas ¿“Sí” o “No”? en las tiradas del tarot”).

La «perfección» significa lo que, mediante la acción, resulta hecho, acabado, logrado (3). En sí es un sinónimo del Acto o de su proceso , la actualización.

“En efecto, al conocer el ente entendemos que es algo compuesto. El ente es “lo que es”. Se pone en evidencia

enseguida la composición entre un sujeto, “lo que”, “algo que”, y un acto o perfección: “es”. Aunque sea todavía bajo una cierta confusión, la inteligencia capta ya en esta primera aprehensión intelectual del ente la composición de dos elementos, uno de los cuales es actual, tiene carácter de perfección, y el otro es potencial, tiene carácter de sujeto de esa perfección”

Acto y potencia en la filosofía del Ser, Introducción (3)

En esta citación comprendemos que el Ente, es su singularidad, está compuesto de dos elementos, un actual y el otro potencial. Ambos permanecen dentro del Ente a pesar de su naturaleza dinámica porque son elementos definitorios del Ente mismo.

En su elemento potencial se intuye una multiplicidad de posibilidades que tal vez no encontraron una vía de expresión hacia el exterior del Ente (lo imperfecto). Por su elemento actual, visualizamos una expresión única (Unidad) hacia el exterior (lo perfecto).

Con esta naturaleza dual del Ente, aparece las ideas de Unidad y Multiplicidad asociados a otros conceptos, la Potencia y el Acto.

La Materia Prima en Potencia

Lo imperfecto (potencia) se asimila a la Materia Prima, lo que tiene todo en potencia, lo que podría aceptar cualquier Forma de la mano del artesano. Así, en la materia prima, en la potencia existe la multiplicidad.

En el Acto se alcanza una perfección única, reconocible, una Forma que relacionamos con la Unidad.

Contradicción aparente

Esta idea introduce una cierta contradicción porque el origen (la Materia Prima) está en Potencia y conlleva la multiplicidad en forma interna. El Acto aparece posteriormente y llevará a la realización de la potencialidad (perfección).

La contradicción aparece si consideramos que normalmente la Unidad (el Acto) es primero y la Multiplicidad es posterior de la misma forma que la sucesión de los números empieza con el 1 y avanza hasta números que expresan la multitud (3, 4, 5, …).

Sin embargo, debemos recordar que el Acto debe aparecer para que se pueda visualizar su negación y el proceso de diferenciación posterior. La Negación, el no-Ser es necesariamente posterior al Ser porque se define a partir de él.

“En los entes que nos rodean hay, por tanto, además del acto, otro elemento metafísico que es precisamente lo perfeccionado, la potencia. Que no desaparece una vez que el ente ha sido perfeccionado, sino que subyace al acto que la perfecciona”

Acto y potencia en la filosofía del Ser, Introducción (3)

El nacimiento de los números

Empezare con una citación de Robert Zoller, que retoma las ideas mencionadas en el breviario sin embargo desde una óptica más ligada a los números:

“El Primer principio, debido a que emana de la Fuente Secreta, el Origen de todo, contiene dentro de sí todas las posibilidades. Pero como es Uno y Lo Mismo, debe sufrir una diferenciación para manifestar todas sus posibilidades. Esto, en una aparente negación de su Unicidad Absoluta, la Unidad procede a la Dualidad para que por yuxtaposición del Mismo y del Otro, las posibilidades contenidas dentro del Primer Principio puedan hacerse evidentes.

El advenimiento de la Dualidad, o Díada, da origen a los números y a la medida, pues como afirman Platón y otros, todos los números surgen como resultado de la interacción del Uno y del Dos. Con este ascenso de los números se inicia una sucesión inexorable de permutaciones del impulso creativo, conocido por los astrólogos como Necesidad o Destino.”

On number in the archetype; One, Two, and Three, Robert Zoller (4)

Encontramos las siguientes ideas:

  • La actualización del Uno se realiza siguiendo el orden numérico,
  • El Dos es la negación del Uno, el No-Uno,
  • El Tres nace del Uno y del No-Uno, el Otro,
  • El Dos es naturalmente impermanente, transitorio e inestable, opuesto a la naturaleza perpetua del Uno.

En esta introducción a los números, empezamos a ver que el 2 tiene una naturaleza particular, diferente de los otros números. Es un elemento importante en el proceso de diferenciación del número 1 que llevará la sucesión numérica hacía la multiplicidad.

El 2, en muchos aspectos, se asocia y parece a la idea del no-Ser, definido anteriormente en su propiedad de lo que se opone al 1, que es diferente y opuesto complementario del 1.

PROBLEMÁTICAS NUMEROLÓGICAS

En el proceso que nos lleva del 1, el origen, la monada hasta la multitud, siguiendo el orden de los números, el proceso del 1, 2, 3 es clave. El 3 como primer elemento, como iniciador, de una sucesión de formas geométricas cerradas (triangulo, cuadrado, pentágono…) nace de la interacción del 1 y 2, números masculinos y femeninos, sin formas geométricas cerradas asociadas.

Esta triada inicial, es una triada de creación.

El número 3 sin demasiados problemas

La trinidad en la religión hinduista
Figura 6: Trimurti (hindú), bazaar art (1940), https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Trimurti1940s.jpg

Es relativamente fácil entender la aparición del 3, primera forma geométrica cerrada y estable en esta progresión. El 3 es el fruto de la pareja 1 y 2 y, en mismo tiempo, la suma del valor numérico de sus padres.

Muchas trinidades siguen esta sucesión en las religiones:

  • Osiris, Isis, Horus,
  • Padre, Hijo, Espíritu Santo
  • Brahma, Shiva, Visnú (Trimurti) (fig. 6),
  • Nimrod, Semíramis, Tamuz…

Podríamos decir que la función de la trinidad es iniciar la multitud o, desde un punto de vista más religioso, identificar la manifestación del Dios después de la creación.

La problemática del número 1

Filosofías creacionistas

Muchas veces podríamos identificar el 1 con la representación de Dios en las filosofías creacionistas.

En esta situación nos referimos a un Dios que todavía no ha iniciado la creación, está dormido en la eternidad y no se ha manifestado.

El orden aplicado a los 8 trigramas del I Ching en el cielo temprano y tardio
Figura 7: Las secuencias del cielo más temprano y más tardío

Este concepto será más claro para los que manejan el Yi Jing y les recordara la idea de la “secuencia del cielo más temprano” y la “secuencia del cielo más tardío” como lo detallamos en el artículo “¿Cómo interpretar los 4 palos de la cartomancia? (fig. 7).

Estas dos versiones refieren justamente a una fase de estagnación antes de la creación y la aparición del movimiento y del tiempo después de la creación.

En el cielo más temprano, los elementos son opuestos y simétricos, en equilibro perfecto es decir sin movimiento. Cualquier desequilibro es inmediatamente compensado por el sistema.

En el cielo más tardío, los elementos Madera (primavera), Fuego (Verano), Metal (otoño) y agua (invierno) forman una rueda en perpetúo movimiento, impermanente.

El 10 como actualización del As
Figura 8: El camino del As hacia el 10, Tarot Rider-Waite c. 1971 US Games Systems Inc

El 1 aquí refiere a la unidad que agrupa la multiplicidad como potencia. La multiplicidad no se ha manifestado todavía. En este concepto, la unidad y la multiplicidad son lo mismo sin embargo en el 1 (As), la multiplicidad está en potencia y en el 10 estará completamente en acto, manifestada en la creación o de una forma más profana, reconoceremos el árbol a sus frutos (fig. 8).

El Dios Aristotélico

Arcano X del tarot de Marsella
Tarot CBD Marseille c. 2010 US Games Systems

En este concepto, aparece una diferencia notable en comparación de la teoría aristotélica sobre “Dios”. El «Dios» de Aristóteles no es creacionista en el sentido de punto de origen, sino que es perpetuo. Lo llamo el motor inmóvil, causa primordial de todo movimiento y transformación.

Este concepto filosófico se caracteriza por ser completamente en acto y no encerrar ninguna parte de su ser en potencia.

Esta representación del Primum Mobile, particularmente en la edad media, está utilizada en el arcano X, la rueda de la fortuna.

En efecto, en la numerología, el número 10 se acerca más a esta idea del Dios en Acto que el número 1.

La gran problemática del número 2

Es bien difícil plantear la idea que Dios, único, se fuera a buscar una novia para tener un(a) hijo(a) y así llegar al 3.

Robert Zoller nos habla de «diferenciación» o de «yuxtaposición» e inclusive de la «negación de su propia unicidad» para que apareciera el Otro.

El Otro se refiere aquí a lo que es opuesto, diferenciado, durante un proceso de negación de su propia unicidad. Sería entonces un no-uno o el no-Ser señalado anteriormente.

Una proyección

Venus y las ninfas mirándose en un espejo de agua
Figura 9: El espejo de Venus (1875) (imagen recortada), Edward Burne-Jones, Museo Calouste Gulbenkian, Lisboa, https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Burne-Jones,Edward-The_Mirror_of_Venus-1875-hi_res.jpg#/media/File:Burne-Jones,_Edward-The_Mirror_of_Venus-1875-_hi_res.jpg

Más joven esta idea se manifestaba en mi como el resultado de una proyección en un espejo lo que genera un personaje diferente y opuesto a mí. Este personaje no existe en este mundo, sería el doble, invertido.

Esta proyección no solo genera la aparición de un doble sino de otro mundo, copia inversa de este (fig. 9).

La aparición de este doble, inverso, simétrico y complementario a mi y al mundo se ha referido en los artes esotéricos con el mundo astral o el doble astral.

“El hombre es un pequeño mundo (mikros cosmos). Pues, así como el Todo, posee mente y razón, un cuerpo divino y uno mortal. También está dividido de acuerdo con el universo. Es por esto que, sabes, algunos suelen decir que su conciencia se corresponde con la naturaleza de las estrellas fijas, (…).”

Sobre el Timeo de Platón, Proclo, https://es.wikipedia.org/wiki/Plano_astral

El plano astral, las estrellas y el Alma

El Alma y las estrellas están compuestos de un quinto elemento según Platón, el éter que constituye el mundo astral. Este mundo puede ser entendido de una forma sensible considerando las dos sectas tradicionales del día y de la noche. En la noche se ven los astros y por analogía, la noche es el mundo “astral” que es opuesto y complementario del día.

Este mundo es caótico, peligroso, mágico y extremadamente femenino.

Por extrapolación, podríamos intuir que la naturaleza dual del ser humano y de las otras criaturas es de tener una fracción material y una inmaterial, frutos de la unión del 1 y del 2.

El numero 3 siempre se relacionó con el Alma como lo mencionábamos en el artículo “Los sietes en el tarot, el Sísifo y los tiranos”.

El 2 representa y define el alma o el mundo astral como lo negativo, la negación del uno. La parte que no se veía en el uno y se diferencia de él para crear el 3.

DIALECTICA Y ORGANIZACIÓN EN BASE 3

En este capitulo, trataremos de integrar la información anterior para definir la estructura de la primera trilogía (1, 2 y 3) en la estructura de los números y particularmente de los arcanos menores del Tarot y de la cartomancia.

Introducción a la dialéctica

Dialéctica y no-Ser

Retrato de Hegel
Figura 10: Georg Friedrich Wilhelm Hegel (1831), Jakob Schlesinger, Alte Nationalgalerie, Berlin, https://commons.wikimedia.org/wiki/File:1831_Schlesinger_Philosoph_Georg_Friedrich_Wilhelm_Hegel_anagoria.JPG

La dialéctica, como método filosófico, ha evolucionado desde la antigua Grecia hasta culminar particularmente con filósofos como Hegel y Marx (fig. 10).

Particularmente con Hegel, el método dialéctico se desarrolla en 3 fases:

  1. Formulación de una idea o propuesta (tesis)
  2. Negación de la propuesta original (antítesis)
  3. Negación de la negación para alcanzar un nuevo concepto más claro y maduro (síntesis).

Este proceso consiste en un acercamiento progresivo mediante un método argumentativo e iterativo. Las contradicciones inherentes a los procesos son el motor, el dinamismo de los procesos estudiados.

La aparición de la negación, el no-Ser es el motor que permite a la propuesta inicial, el Ser, salir de su reposo perpetuo y pasar al acto iniciando los números empezando con el 2 y llegando al 3 en un movimiento dinámico resultante del desequilibrio introducido por esta voluntad de creación.

Dialéctica y números

Veremos en la estructura dialéctica de la sucesión de los números del 1 al 10 que este proceso no se acaba con el 3 y sigue con las triadas del 4, 5 y 6 y luego del 7, 8 y 9. Este proceso progresivo que genera un movimiento ascendente con escalones, de triadas en triadas, como si fueran octavas musicales tomando una altura y porque no una madurez diferente, como un progreso, pues para referirme al materialismo de Marx.

“Porque en la Unidad no hay cambio ni movimiento, el Tiempo sólo puede existir allí en el Eterno Presente. Pero cuando la Unidad se vuelve aparentemente dividida o medida, entonces parece tener un principio, un medio y un final. Así surge la duración limitada”

On number in the archetype; One, Two, and Three, Robert Zoller (4)

En esta citación de Robert Zoller, identificamos el proceso dialéctico con la sucesión, principio, medio y final. Esta referencia aparece también en otra citación que utilizamos en el artículo “Las preguntas ¿“Sí” o “No”? en las tiradas del tarot”:

“Pero es también el primerísimo en admitir un fin, un medio y un principio, que son las causas con las cuales toda conclusión y perfección han sido alcanzadas”

On the Triad (5)

¿Un método utilizado por la realidad?

Hegel adiciona a este método un enfoque teleológico. Este proceso dialéctico no es solamente argumentativo, sino que es el proceso natural y social que empuja el mundo y el hombre hasta un fin propio, guiado por el Espíritu.

Hay analogías de este principio en la naturaleza como lo podemos ver en la tercera ley de Newton:

“Para cada acción hay una reacción igual y en el sentido opuesto”.

En este enunciado, la propuesta es la fuerza y la negación es la reacción que se ejerce en sentido contrario de forma proporcional (en este caso igual) a la propuesta.

La negación de la negación consiste en la resultante de las fuerzas en acción que se traducirán en un eventual movimiento.

Organización dialéctica de la serie del 1 al 10

En este capítulo, estudiaremos la estructura en triada de las series de los números enteros desde el punto de vista numérico, implementando las operaciones teosóficas.

Todas las triadas empiezan con 1

La estructura numérica de las triadas
Figura 11: Descomposición de las cifras en grupos de 3 por adición teosófica y posterior reducción

En la figura 11, pusimos en frente cada número con su adición teosófica como los habíamos hecho en el artículo “Numerología y cartomancia parte 1”.

Podemos observar que cada triada empieza con un número 1:

  • La primera triada 1, 2, 3 empieza con el 1,
  • La segunda triada 4, 5, 6 empieza con el 4 cuya adición teosófica, 1+2+3+4=10. El 10, por reducción teosófica, nos da el 1 (1+0=1),
  • La tercera triada 7, 8, 9 empieza con el 7, cuya adición teosófica 1+2+3+4+5+6+7=28. donde el 28, por reducción teosófica, nos da otra vez 1 (2+8=10; 1+0=1).

“Todos los nombres reproducen en su evolución la de los 4 primeros; El último de estos 4 primeros, la cifra 4, representa la unidad a una octava diferente.”

Le tarot des Bohémiens (1)

Esta propiedad de la serie de los enteros se repite hasta el infinito con todos los números que inician una triada en el orden de la sucesión.

Observamos claramente una organización en triada de esta progresión numérica de los enteros cuando utilizamos los métodos de la aritmética teosófica.

Las triadas son perfectas

Otra evidencia numérica consiste en sumar los números de las triadas así formada y simplifica los números otra vez por reducción teosófica.

  • La suma de la primera triada nos da, 1+2+3=6
  • La suma de la segunda triada nos da 4+5+6=15. La reducción teosófica de 15 nos dará entonces 1+5=6.
  • La suma de la segunda triada nos da 7+8+9=24. La reducción teosófica del 24 nos dará entonces 2+4=6.

Como lo hemos introducido anteriormente, el número 6 es el primer número perfecto:

“Así, el 6 es un número perfecto:

Divisores propios del 6 son el 1, el 2 y el 3: 6/1=6, 6/2=3 y 6/3=2.

1 + 2 + 3 = 6

Aquí el significado de “perfecto” se asocia con otro concepto de la filosofía clásica griega; lo que nace perfecto no está alterado por el tiempo.

Para platón las “ideas” son perfectas e inmutable, se asocian al mundo de las formas y revelan una realidad singular en oposición a la representación ilusoria de los sentidos que nos pinta un mundo con una multiplicidad, condenada a la corrupción y a la impermanencia.”

Hemos visto en la génesis bíblica que Dios utilizo 6 días para crear el mundo para insistir en la perfección matemática de la obra de la Voluntad de Dios a su imagen.

Impacto sobre los arcanos menores del Tarot

La sucesión de las bajas

Las bajas o cartas del 1 al 10 en los arcanos menores están claramente identificadas en 3 triadas considerando el 10 como la cuarta carta que se equiparará con el 1:

  • Primer triada: 1, 2, 3
  • Segunda triada: 4, 5, 6
  • Tercer triada: 7, 8, 9

Los números 2, 5 y 8 constituyen las negaciones en el centro de cada una de las triadas en el orden dialéctico (el papel del no-Ser).

El papel dialéctico del 5

El arcan menor número 5 en el tarot de Rider-Waite
Figura 12: Concatenación de los números mediante el método dialéctico y doble negación del número 5, Tarot Rider-Waite c. 1971 US Games Systems Inc

De igual manera, podríamos estructurar las 3 triadas como otra triada. La primera triada 1, 2, 3 se asocia al número 1 o la tesis, la segunda triada 4, 5, 6 a la negación o antítesis y la tercera triada 7, 8, 9 a la negación de la negación o la síntesis.

El número 5 en esta estructura como el centro de la progresión del 1 al 10 toma el papel de la negación dentro de la triada de la negación, un papel difícil (fig. 12).

Particularmente, el tarot de Rider-Waite incorpora esta orden dialéctica en forma precisa como lo podemos observar en la figura 12 donde todos los 5 acarean una representación negativa.

En el tarot de Marsella, los 5 bien auspiciados (a la excepción del 5 de espadas) prometen grandes éxitos, victorias y resiliencia. Sin embargo, la carta es volátil y mal auspiciada traerá reversos.

En el tarot de Marsella, la idea de cartas de cabeza puede ser difícil (¡al menos que marquen sus cartas, lo que nunca hago!). Particularmente, el 5 de bastos es simétrico lo que puede generar dificultades adicionales para detectar si la carta prometerá un resultado muy favorable o catastrófico.

El 5, como lugar del espíritu (el centro) es volátil y ayuda a los que están guiados por el espíritu, los que persiguen una visión.

Otros centros, el 2 y el 8

El número 2 y 8 como centros de su triadas tienen tendencias a señalar un papel de la negación como falta de control. En efecto los números relacionados al 2 y al no-ser no son tan fáciles de controlar.

El número 2 identifica la pareja o los opositores; la unión o los conflictos. Muchas veces identifican la falta de pericia para controlar una situación lo que se traduce en una dificultad para predecir la culminación de este proceso.

Los 8 como lo hemos señalado en el artículo “Los ochos en los arcanos menores” representan un ciclo “yin”, femenino que reproduce el mismo ritmo del universo. Este ritmo está autorregulado y no permite la intervención de nuestra decisión. Por lo tanto, estamos envueltos en un proceso donde somos observadores; nuestro control está reducido.

Primer ejemplo, el Feng Shui de las estrellas voladoras

Otros sistemas tradicionales están construidos utilizando un sistema basado en la dialéctica.

El Feng Shui de las estrellas voladoras es un sistema de la tradición esotérica china que permite definir la calidad del de las habitaciones en función de periodos de tiempo (de 20 años) numerados de 1 al 9 que conforman un periodo de 180 años. Este periodo de 180 años está dividido en 3 subperiodos, el superior, central e inferior respetando así el sistema dialéctico previamente descrito en los arcanos menores.

Con este sistema podemos identificar la calidad del Qì en función del tiempo en la medida que su calidad no es constante y debe ser evaluada en base a su ciclo, cada año e inclusive cada mes.

Cada estrella está asociada a una de las 9 direcciones y por extensión a un elemento (ver tabla 1).

No estrella voladoraDirecciónElementoSignificado
Estrella blanca #1NorteAguaNobleza, reputación
Estrella negra #2SuroesteTierraPropiedad, enfermedad
Estrella jade #3EsteMaderaCambios, agresividad
Estrella verde #4SuresteMaderaEscolares
Estrella amarilla #5CentroTierraNegativa
Estrella blanca #6NoroesteMetalAutoridad y poder
Estrella roja #7OesteMetalComunicación
Estrella blanca #8NoresteTierraProsperidad
Estrella violeta #9SurFuegoPopularidad
Tabla 1: Correspondencia de las estrellas voladoras con las direcciones y los 5 elementos de la tradición esotérica China

En la tabla 1, detectamos que las estrellas 2, 5 y 8, centros de sus respectivos trigramas (1,2,3 / 4,5,6 / 7,8,9) están asignadas al elemento tierra de color amarillo. El color amarillo es el color del centro como lo señalamos anteriormente y del espíritu.

Los significados de las estrellas 2 y 5 son normalmente considerados negativos particularmente cuando están atemporal (fuera de sus periodos, los periodos 2 y 5 respectivamente). La estrella 8 ha sido una estrella favorable en particular en nuestro periodo de tiempo (periodo 8) del 2004 hasta 2023.

Oposición de los trigramas del cielo y de la tierra en la tradición esotérica China
Figura 13: La oposición de opuestos complementarios Cielo/Tierra en la tradición China

Lo que define estas estrellas centrales es su elemento tierra pasivo (Kun) que se opone al cielo activo (Qian). La pareja Qian / Kun de opuestos complementarios, es tradicional en la filosofía china como lo es en otras tradiciones antiguas (fig. 13).

La parte en la cual quiero poner énfasis es que los centros de la triadas representan el elemento pasivo (el no-ser), mágico (lugar del espíritu) complementario del elemento original el cielo, el creador.

Otro ejemplo, el alfabeto rúnico, el futhark

El alfabeto nórdico, el futhark antiguo es compuesto de las 24 runas o letras, divididas en 3 grupos o aettir (aett en singular) (fig. 14):

  1. Aett de Freyja empieza con la runa positiva Fehu. Este aett está relacionado con la creación y el ciclo de la vida
  2. Aett de Heimdall empieza con la runa negativa Hagalaz. Este aett se relaciona con las fuerzas externas y destructivas.
  3. Aett de Tyr empieza con la runa positiva Teiwaz. Este aett se relaciona con las fuerzas internas y divinas.

Como podemos ver, esta descripción del mundo que es el Futhark respeta la disposición dialéctica descrita en la estructura de la triada 1, 2 y 3 como mecanismo de su creación o funcionamiento.

UN SUEÑO COMO CONCLUSION

Un estructura bordada superpuesta al tejido subyaciente
Figura 15: Hay que centrarse en los espacios entre hilos, bordado de una flor de lirio, https://www.publicdomainpictures.net/es/view-image.php?image=317421&picture=bordado-de-flores-de-lirio

Como conclusión describiré un sueño que tuve el 2 de julio 2010. Estoy en África y “ayudo” a una persona borracha y “perdedora” a sobresalir. Hacemos un proyecto juntos en una comunidad que se llama nojodes.com.

Aquí toda la gente es desmadrosa, venden drogas naturales, café…

Progresivamente, me doy cuenta de que realmente no soy yo que ayuda al otro sino, en el contrario, mi compañero desmadroso me trata de enseñar algo y ayudarme a mí.

La vida es como un tejido con muchos hilos entrecruzados. No hay nada que hacer con los hilos, están ya fabricados, diseñados, lo que me interesa son los huecos. Estos espacios están libres para recibir nuestros propios hilos que incorporamos a nuestra vida como si fuera un bordado sobrepuesto (fig. 15).

No hay que centrarnos en los hilos y dejar de joder con nuestro conocimiento del universo, hay que jalar entro los hilos de la tela de araña, en el vacío del no-Ser, preámbulo a toda diferenciación.

EPILOGO, EL NO-HACER

Una de las hazañas más conocida de Carlos Castaneda es el no-hacer. Este concepto aparece en diferentes relatos de su obra como una forma de preparación de los aprendices de brujos.

Este concepto sin definición, basado en una negación, es decir definiendo “lo que no es” en lugar de “lo que es” (es decir el ente) es característico del sistema de Carlos Castaneda donde Don Juan señala en repetidas ocasiones que las palabras no son buenos vectores de las enseñanzas brujeriles.

El Hacer

Una relación activa con la percepción

Don Juan explica que las cosas que conforman nuestro entorno no tienen una relación pasiva con nuestra percepción; esta relación pasiva sería percibir una roca tal y como es en la realidad mediante un registro simple.

En el contrario, Don Juan utiliza el verbo activo “hacer” para describir la percepción que tenemos de las cosas en nuestro entorno:

“Esa roca es una roca por todas las cosas que tú sabes hacerle -dijo-. Yo llamo a eso hacer. Un hombre de conocimiento sabe, por ejemplo, que la roca sólo es una roca a causa de hacer, y si no quiere que la roca, sea una roca lo único, que tiene que hacer es no-hacer. ¿Ves a qué me refiero?

Yo no le entendía en lo absoluto. Riendo, hizo otro intento de explicar.

El mundo es el mundo porque tú conoces el hacer implicado en hacerlo así -dijo-. Si no conocieras su hacer, el mundo sería distinto.”

Viaje a Ixtlán, XV NO-HACER, Carlos Castaneda (6)

También explica el hacer como una actitud de las personas que las hace reconocibles:

“¡Oh sí, por supuesto que tienen sentido! -exclamó-. Pero tú estás convencido de que no lo tienen porque ése es tu hacer. esa es la forma en que actúas conmigo y con el mundo.”

Viaje a Ixtlán, XV NO-HACER, Carlos Castaneda (6)

Una percepción basada en la cultura del observador

El “hacer” es una forma activa de percepción donde la realidad es moldeada por el observador en base a su cultura, su educación y su experiencia cognitiva. En su idea, el mundo es una interpretación o una reconstrucción de la realidad en base a elementos de su cultura que refiere como “inventario”.

“»Hacer» es cualquier cosa que forma parte de un todo del cual podemos dar cuenta cognoscitivamente. No-hacer es el elemento que no forma parte de ese todo conocido. (…) Los brujos saben que, cuando una persona común y corriente encuentra una falta en su inventario, esa persona o bien extiende su inventario o el mundo de su imagen de sí se derrumba. La persona común y corriente está dispuesta a incorporar nuevos artículos, siempre y cuando no contradigan el orden básico de su imagen de sí, porque si lo contradicen, la mente se deteriora. El inventario es la mente.”

LOS REQUISITOS DEL INTENTO, XI. ROMPER LA IMAGEN DE SÍ, El conocimiento silencioso, Carlos Castaneda (8).

El no-Hacer

Fíjense en la sombra no en los arboles
Figura 16: Tres sombras sobre el musgo, Sven Schlager, https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Tree_shadows_on_moss_(Unsplash).jpg

El no-hacer es un grupo de ejercicios diseñados para los aprendices para fomentar una percepción diferente que llamará “Ver” y que es el resultado del proceso de “parar el mundo”.

Esta percepción no está dominada por nuestra idea del mundo, por la mente y constituye una experiencia más directa de la realidad.

Estos ejercicios incluyen comportamientos extraños para romper el fluir normal de nuestra relación con la percepción:

  • Ver las sombras de los objetos en lugar de los objetos mismos (fig. 16),
  • Escribir con el dedo en vez de lápiz,
  • Caminar hacia atrás,
  • No enfocar la mirada para apagar el pensamiento.

«Te dijo que deberías escribir con la punta de tu dedo en vez de lápiz. No le hiciste caso porque no te puedes imaginar que ése sea el no-hacer de tomar notas.

Argüí que lo que me estaba proponiendo tenía que ser una broma. Mi imagen propia era la de un científico social que necesitaba registrar todo lo que era hecho o dicho, para extraer conclusiones verificables.”

PRIMERA PARTE: EL OTRO YO, I. LA FIJEZA DE LA SEGUNDA ATENCIÓN, El Don Del Águila Carlos Castaneda (7)

Muchas gracias, aquí terminamos, cuídenseme mucho.

Mi logo Él Yagüi y Yô

REFERENCIAS

  1. Le tarot des Bohémiens (2009), Papus (1889), Arbre d’Or, https://www.arbredor.com/ebooks/TarotBohemiens.pdf
  2. La unidad y multiplicidad del universo (1979), Juan José Sanguineti, Anuario Filosófico, 1979 (12), 135-170, https://dadun.unav.edu/bitstream/10171/2045/1/05.%20JUAN%20JOS%C3%89%20SANGUINETI%2C%20La%20unidad%20y%20multiplicidad%20del%20universo.pdf
  3. Significado metafísico del acto y la potencia en la filosofía del ser (1979), Tomás Alvira, https://dadun.unav.edu/bitstream/10171/2035/1/01.%20TOM%C3%81S%20ALVIRA%2C%20Significado%20metaf%C3%ADsico%20del%20acto%20y%20la%20potencia%20en%20la%20filosof%C3%ADa%20del%20ser.pdf
  4. The Arabic Parts in Astrology, a lost key de prediction (1980) Robert Zoller, Inner Traditions International, Vermont, https://www.amazon.com.mx/Arabic-Parts-Astrology-Robert-Zoller/dp/0892812508
  5. The theology of arithmetic (1988), atribuido a Iamblichus, traducido por Robin Waterfield, Phanes press, https://www.amazon.com/-/es/Iambilichus/dp/0933999720
  6. Viaje a Ixtlán (1975), Carlos Castaneda, Fondo de Cultura Económica, https://www.amazon.com.mx/Viaje-Ixtlan-Las-lecciones-Juan/dp/9681603354,
  7. El Don del Águila (1981), Carlos Castaneda, Grupo editorial Planeta (2004), https://www.amazon.com.mx/don-del-%C3%A1guila-Booket-Divulgacion/dp/9871144385,
  8. El conocimiento silencioso (1987), Carlos Castaneda, Grupo editorial Planeta (2003), https://www.amazon.com.mx/El-conocimiento-silencioso-Carlos-Castaneda/dp/9871144059.

Imagen destacada: Narciso (1596), Caravaggio, Galleria Nazionale d’Arte Antica, Roma, https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Michelangelo_Caravaggio_065.jpg

0 0 votos
Article Rating
¡Suscriba!
Avíseme de
guest
0 Comments
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
0
¡Nos gustaría conocer sus opiniones, por favor comente!x