Las cartas tienen esta peculiaridad de adicionar “Corazón” a nuestro camino; No nos lleva a ninguna parte en particular, solo se trata de hacer memoria de su porvenir; “Es un tipo de memoria muy pobre la que solo funciona hacia atrás”;

Numerología y cartomancia. Parte 1: progresiones teosóficas.

LYô | 5 de abril 2022

Siguiendo a Papus (1), nos propondremos introducir en esta primera entrada sobre este tema, dos operaciones de la aritmética esotérica que son de uso obligatorio para entender la estructura del tarot, incluyendo la baraja de 52 cartas.

Los números son la espina dorsal de los mazos del tarot; a cada carta se le asigna un número como una secuencia que nos lleva por la mano en nuestro caminar por este sendero. Este orden nos permite, al final de cuenta, encontrar un significado, más o menos estructurado, a la problemática que estamos estudiando con las cartas.

“¡No es eso la función de la cartomancia! encontrar algún sentido y dirección al caos aparente donde estamos sumergido”.

Para este camino nos guiaremos con la filosofía pitagórica, en primera instancia, antes de abordar los métodos de reducción y adición teosóficas.

En este caminar, nos desviaremos brevemente por una pequeña introducción al mundo de las “ideas” de Platón antes de concluir sobre la incorporación de estos conceptos en la estructura del tarot.

Este texto corresponde a un primer capítulo de la estructura de la numerológía y cartomancia que tendremos que detallar, tal vez contrastar, en artículos por venir.

Introducción a la visión de los Pitagóricos

Busto de Pitágoras

Este movimiento filosófico, científico y religioso se fundó en el siglo V antes de nuestra era. Pitágoras, su fundador, no dejó escritos y por lo tanto nos referimos a los pitagóricos para englobar a los escritos de sus discípulos y contemporáneos.

Se considera a Pitágoras como el padre de las matemáticas y de la geometría en el mundo occidental. También sus descubrimientos se aplican a la música, la astronomía y las proporciones estéticas, entre lo más destacado.

Los números son “entes”

Ente: concepto filosófico que remite a lo que es, existe o puede existir. Un ente tiene propiedades propias y características que lo hace reconocible. El concepto no solo aplica a lo vivo como serían el perro del vecino o una flor; puede ser material, una mesa, el Popocatépetl, o pertenecer al mundo intelectual, el triángulo, √2…”

La idea central del pensamiento pitagórico es que los números no son solamente una dimensión cuantitativa que se predica de los entes, sino que son la esencia de todas las cosas por lo que el Universo entero es proporción y armonía; tomaremos la palabra “esencia” en el sentido de “la verdadera naturaleza de las cosas” (2) (3).

A pesar de este contexto científico, la doctrina pitagórica tenía una dimensión mística. A ciertos números y figuras se les atribuían cualidades especiales. Parte de ese conocimiento estaba reservado a los iniciados, puesto que tenía un componente mágico que no debía estar al alcance de los no iniciados.

Naturaleza del Universo

Los pitagóricos consideraban que los números y las figuras geométricas eran una clave para entender la naturaleza del universo. Como ejemplos citaremos los siguientes:

La tétrada como triangulo con 4 de lado
Figura 1: representación geométrica de la Tetraktýs como un triángulo equilátero.
  • De entre todos los números destacaban la monada o unidad; todas las cosas participan de ella, pues, son unidades o están compuestas de unidades; la monada estaba por encima de la distinción dual par-impar.
  • La tetraktýs o tétrada es la suma de los cuatro primeros números enteros naturales; lo representaban como un triángulo equilátero con cuatro unidades por lado y sobre su figura pronunciaban sus juramentos (fig. 1).
  • El símbolo del pentagrama representaba al ser humano con la cabeza y las cuatro extremidades.
  • Los elementos del número son lo impar y lo par. A partir de estos conceptos de opuestos complementarios podemos extrapolar otras “oposiciones” como masculino-femenino o luz-tinieblas.

Esta harmonía está a la base de la definición de cosmosen oposición al caos. El primero presenta una estructura que es posible entender con el intelecto. Su estructura es basada sobre la unidad a pesar de que, a nuestros sentidos, nos aparezca como multiplicidad.

Esta, es la idea expuesta por Don Juan a Carlos Castaneda con otra terminología; la oposición Tonal – Nagual.

“Pero el factor importante que hay que tener en cuenta, es que todo cuanto conocemos de nosotros mismos y de nuestro mundo está en la isla del tonal. ¿Ves lo que quiero decir?

Si el tonal es todo cuanto conocemos de nosotros mismos y de nuestro mundo, ¿qué es entonces el nagual?

El nagual es la parte de nosotros mismos con la cual nunca tratamos.

¿Cómo dijo usted?

El nagual es la parte de nosotros para la cual no hay descripción: ni palabras, ni nombres, ni sensaciones, ni conocimiento.”

Relatos de poder (1976), La isla del tonal, Carlos Castaneda.

Introducción a las progresiones matemáticas

Una sucesión o progresión es un conjunto de números, eventos o ideas, determinado por una ley de formación (fig. 2). Cada termino se genera a partir del anterior mediante recurrencia.

Este mecanismo de recurrencia se puede definir como la acción de volver a ocurrir o de aparecer con cierta frecuencia o mediante iteración.

“Nos puede aparecer algo fuera de contexto este concepto tan lejano como lo son los cursos de matemáticas de la prepa, sin embargo, si consideramos las herramientas de predicción de la astrología clásica en particular la revolución solar, la profección o inclusive los tránsitos, constatamos su naturaleza recurrente en la medida que se basan en accidentes que se repiten a intervalos regulares.

El sol es como un metrónomo marcando el ritmo de su paso en los signos zodiacales en forma recurrente, año tras año y dando la vuelta sobre su mismo eje, días tras días.”

Progresiones conocidas de números y formas
Figura 2: ejemplos de progresiones o series.

La idea de progresión es interesante porque, mediante un término de inicio y una ley de formación, podemos generar un conjunto de entes vinculados los unos con los otros. No importa que tan complejo pueda parecernos, el entendimiento de estos dos parámetros (inicio y ley) nos permitirá entender todo el conjunto e, inclusive, predecir su evolución futura por extrapolación.

La idea de monada o unidad es precisamente vinculada con la idea de “conjunto” (fig. 3), un grupo de entes unidos por sus propiedades quienes, en el contexto estudiado, pueden moverse como un ser único.

En este contexto, el mazo del tarot es un conjunto, una monada que agrupa sucesiones de cartas llamadas arcanos menores y arcanos mayores.

De la diversidad a la singularidad
Figura 3: El conjunto, agrupación de los entes en base a sus propiedades en común; de la multiplicidad a la monada.

Las “formas” o “ideas” según Platón, un sobrevuelo

Platón monstrando el mundo de las ideas

Platón (427-347 a.C.) consideraba la «esencia» de las cosas como una “forma”, eterna, inmutable, universal, separada de las cosas materiales, del mundo cotidiano y organizadas en pares de opuestos.

Esta visión requiere una concepción dualista del mundo con, de un lado, un “mundo de las formas o ideas”, un mundo inaccesible por nuestros sentidos y, del otro lado, el “mundo sensible”, el mundo de las cosas que percibimos en nuestra realidad empírica, el mundo del tiempo donde nada es constante.

Este concepto de “esencia” como entes metafísicos con una existencia propia en un “ecosistema” separado de nuestra realidad está en el origen de la denominación de realismo platónico.

Las “ideas” son esencias separadas, modelos y moldes de las cosas materiales. Las cosas materiales solamente participan de la esencia de las “formas” y no constituyen el verdadero ser.

La «idea» o «forma» de la mesa

Como ejemplo, todas las mesas que conocemos son identificables como “mesas” porque participan de la misma “idea” preexistente de lo que es una mesa tanto en su forma como en su función. Se dice que la idea de “mesa” se instancia en todas las mesas fabricadas a lo largo de la historia y de las latitudes de la tierra.

“¡Mira! Cada mesa tiene la misma configuración. Hay ciertos objetos presentes en todas. Sin embargo, son individualmente distintas entre sí: algunas mesas están más llenas que otras; tienen diferente comida, diferentes platos, diferente atmósfera, pero tenemos que admitir que todas las mesas en este restaurante son muy semejantes. Lo mismo pasa con el tonal. Podemos decir que el tonal de los tiempos es lo que nos hace semejantes, en la misma forma en que hace semejantes todas las mesas en este restaurante. No obstante, cada mesa por separado es un caso individual, lo mismo que el tonal personal de cada uno de nosotros.”

Relatos de poder (1976), La isla del tonal, Carlos Castaneda.

El “molde humano” de Carlos Castaneda

Este concepto de “forma” inmutable como molde de las cosas reales ha sido mencionado por Carlos Castaneda con su encuentro con el famoso “molde del hombre”:

“Lo que han llegado a entender es que el molde del hombre no es un creador, sino el molde de todos los atributos humanos que podamos concebir, y de algunos que ni siquiera podemos concebir. El molde es nuestro Dios porque nos acuñó como lo que somos y no porque nos ha creado de la nada haciéndonos en su imagen y semejanza.»

El Fuego Interior (1984), XVI El molde del Hombre, Carlos Castaneda.

Esta idea se asocia con el mismo autor con la “pérdida de la forma humana”, evento necesario para proceder en el camino del brujo.

“Decidí volver a México para pedir consejo a la Gorda. Le dije cuál era el diagnóstico de mi médico; calmadamente, ella me aseguró que no se trataba de ninguna enfermedad, sino que al fin y al cabo estaba yo perdiendo mis salvaguardas, y que lo que experimentaba era «la pérdida de mi forma humana» y el ingreso a un estado de separación con los asuntos humanos.»

El Don del Águila (1981), II. Viendo juntos, Carlos Castaneda.

Vemos aquí que Carlos Castaneda parece apegarse al concepto de Platón de “idea” o “molde”. La definición del ser humano es exterior a él, en la forma de un molde que pertenece al mundo espiritual.

Carlos Castaneda afirma que el hombre puede separarse de su forma humana para alcanzar otra esencia. Este proceso es definitivo y representa una evolución en el camino espiritual del hombre. Carlos Castaneda no estudia la opción de mejora de la condición humana sino de metamorfosis hacia otra condición.

Reducción teosófica

La reducción teosófica es una operación de la aritmética esotérica que consiste en sumar los dígitos de un número entero hasta reducirlo a un solo dígito.

Por ejemplo, el número 888 tiene como resultado por la operación de reducción teosófica:

888

8 + 8 + 8 = 24

2 + 4 = 6.

Esta operación se puede aplicar a cualquier número, inclusive a las fechas:

24 de diciembre 0001

24 + 12 + 1 = 37

3 + 7 = 10

1 + 0 = 1.

Su aplicación a las palabras y frases recae en el arte de la gematría; método de interpretación de los nombres, palabras y frases hebreas basada en la asignación de valor numérico a cada carácter del alfabeto.

El nombre de Dios (el tetragrámaton):

יהוה (YHWH) = 10 + 5 + 6 + 5 = 26

2 + 6 = 8.

El objetivo de esta operación es de pasar de la multiplicidad a la unidad en el sentido de Platón.

“La multiplicidad es un concepto natural, instintivo que se impone naturalmente al observador en forma empírica. No hace falta mucho para testimoniar de la diversidad de los animales, vegetales, números y otros entes de nuestro mundo material o intelectual.”

La teoría de las ideas de Platón nos permite acceder a una “esencia” universal, inmutable a pesar de la aparente diversidad de los entes. Este proceso nos introduce, ya no mediante nuestra observación sino mediante nuestra mente, a la unidad o monada subyacente de la cuál la multiplicidad de las formas naturales participa (fig. 4).

El número 2 como ejemplo de esencia
Figura 4: esencia de los nombres por la reducción teosófica; ejemplo con el conjunto del No 2.

La reducción teosófica permite reducir cualquier entero complejo a 9 entes principales: los enteros naturales del 1 al 9.

Por este proceso, estos 9 enteros se vuelven arcanos (o dicho de otra forma, esencia) capaces de ordenar el cosmos en forma armónica y estructurada.

Entonces, cada entero positivo del 1 al 9 posee un significado radical que se instancia en una infinidad de números; todos estos números participan del mismo valor radical y comparten su significado esotérico (fig. 4).

Como hemos visto en el artículo “El Sol, arcano XIX, primera aproximación”, el arcano 1 “el mago” y 19 “el sol” comparten los significados asociados al número 1.

Adición teosófica, la aritmética de los números triangulares

Los números triangulares y rectangulares son números poligonales y son una distinción de los números enteros naturales como los son los números pares, impares, perfectos, primos, amigos y compuestos (3).

Los números enteros con piedritas
Figura 5: números triangulares y cuadrados de razón 3.

En tiempos antiguos, los cálculos se hacían en forma geométrica utilizando piedritas para formar las representaciones geométricas de los números enteros naturales.

De aquí proviene la etimología latina “calculus” que significa piedra.

Asociando las piedritas en forma geométrica determinamos la relación que existe entre el número de piedras que conforman el lado de la forma (razón de la progresión) y el número total de piedras en la forma geométrica (término).

Es así como nace el termino de cuadrado; para formar un cuadrado de lado 3 piedritas se requiere 9 piedritas. Así el cuadrado de 3 es 32=9 (fig. 5).

La progresión triangular permite generar una sucesión de términos con propiedades interesantes en los artes esotéricos.

En particular, todos los números perfectos son triangulares (ver siguiente párrafo).

La adición teosófica o progresión triangular consiste en sumar todos los enteros sucesivos hasta llegar al número que nos interesa (fig. 6). Por ejemplo, la adición teosófica del 5 es 1+2+3+4+5=15.

En esta operación, los números que representan valores más grandes se pueden asociar a una cifra más reducida, más radical. Esta relación es esotérica y no aparece a primera vista lo que permite generar estructuras de significados más complejas con mayor grado de simetría y así delinear una naturaleza dual.

Comparación entre la adición teosófica de Papus y la progresión triangular
Figura 6: adición teosófica y sucesión triangular.

Números perfectos

El termino perfecto aquí no se emplea en el sentido de “perfección” es decir “capacidad de llevar a su término una acción” como los hemos detallado en el artículo de “la Luna, arcano XVIII, “reflexión” sobre un arcano oscuro”. En este post, el número “3” era perfecto en la medida que prometía un resultado a nuestra expectativa.

En este sentido se equipará al concepto aristotélico de “actualización” es decir el proceso donde un ente en potencia pasa al acto, como un huevo alcanzará a ser un pollo con el tiempo.

En la aritmética de los números naturales, el número perfecto es un número entero positivo que es igual a la suma de sus divisores propios positivos.

Así, el 6 es un número perfecto (2):

Divisores propios del 6 son el 1, el 2 y el 3

6/1=6, 6/2=3 y 6/3=2.

La suma de los divisores propios da: 1 + 2 + 3 = 6

Aquí el significado de “perfecto” se asocia con otro concepto de la filosofía clásica griega; lo que nace perfecto no está alterado por el tiempo.

Para platón las “ideas” son perfectas e inmutable, se asocian al mundo de las formas y revelan una realidad singular en oposición a la representación ilusoria de los sentidos que nos pinta un mundo con una multiplicidad, condenada a la corrupción y a la impermanencia.

Las ideas son perfectas porque son inmortales y no se corrompen. Veremos en otro artículo que el número 6, número perfecto, queda muy asociado a esta idea y a su parte opuesta complementaria, la corrupción.

Los números triangulares y el tarot

Los triángulos se asocian al número 3, el número de la “actualización”, el número de la santa trinidad, Dios en acto.

Podemos remarcar (fig. 6) que los números triangulares 21 y 78 de razón 6 y 12 respectivamente tienen una relación con el tarot.

El 21 se asocia con el número de los arcanos mayores que son 21+1. Calcularemos en otra entrada por venir las implicaciones de estas características triangulares.

El número 78 se asocia con el número total de cartas del mazo del tarot clásico: (21+1) + (4×10) + (4×4) = 78.

En este primer post de la aritmética del tarot podemos simplemente constatar que el número de cartas del tarot está vinculado a los números triangulares y por extensión al número 3.

Adicionalmente, la razón de esta progresión se relaciona con el número 6 y su múltiple el 12.

Vimos que como número perfecto el 6 es un número importante a tal punto que la división del espacio angular (360 grados) y del tiempo (360+5 días y 12 horas en el día y la noche) se miden en base a este número, el 6.

Los significados del número 6 en las características esotéricas del tarot nos llevarán varios artículos para describir sus múltiples implicaciones.

La tetraktýs, el mismo cosmos

La tetraktýs o tétrada es una estructura, en forma de triangulo equilátera, del número triangular de razón 4 (fig. 1).

Esta estructura geométrica tiene varias combinaciones y propiedades, algunas muy esotéricas y oscuras.

La tétrada como triangulo con 4 de lado
Figura 1: Representación geométrica del Tetraktýs como un triángulo equilátero.

Me interesa aquí destacar solamente algunas básicas que nos permitirán acercarnos a la importancia de este símbolo para el tarot.

La tetraktýs se construye con el número 4 que representa los 4 elementos con los cuales se crea el mundo sublunar: fuego, aire, agua y tierra. En este sentido, la tetraktýs está compuesta de la misma materia que el cosmos.

Contiene los 10 números naturales que construyen el cosmos entero como un orden universal, armónico y estructurado por la razón (reducción teosófica).

Podemos concluir que la tetraktýs está compuesto de la materia y de la esencia del universo y es equiparable al mismo cosmos.

Adicionalmente, la tetraktýs no es solamente una sucesión de números naturales, sino que su reunión dentro de la forma geométrica del triángulo los hace participe de la unidad (la Mónada pitagórica) y en esta asociación, son diferentes facetas de una misma realidad.

De la misma manera, en la astrología, los planetas son considerados una diferenciación de una misma realidad asociada, en nuestro mundo, al sol.

Creo que los pitagóricos se hubiesen sentidos satisfechos de saber que los 7 planetas visibles de la astrología clásica son, en nuestro tiempo, 10 en la astrología moderna.

De todas formas, veremos en la segunda parte que el número 7 también se asocia al número 10 en la aritmética esotérica.

Estructuración de la tetraktýs en el mazo tradicional del tarot

A la luz de los elementos discutidos anteriormente, podemos empezar a entender la estructura de los arcanos menores en la asociación de numerología y cartomancia.

Los arcanos menores se generan en base a la definición de los entes numéricos de los pitagóricos.

Las bajas están numeradas del 1 al 10 y son la esencia del cosmos y son capaces de representar la multitud de sus asociaciones complejas.

Las figuras de la corte están estructuradas con el número 4 de la misma forma que los palos. Hemos visto que el número 4 es asociado con el número 10 y el cosmos de una forma inseparable en la tetraktýs (fig. 1).

Podemos concluir en este primer acercamiento a la estructura de los arcanos menores que está muy claramente influenciada por el concepto filosófico de los pitagóricos y particularmente de la tetraktýs, substancia del universo.

Estructuración del mazo de 52+1 cartas

El juego de 52 cartas parece romper, en cierta medida, las reglas establecidas anteriormente.

Reconocemos la estructura triangular con las 3 figuras (el rey, la dama y el paje); sin embargo, la estructura es más geométrica con una figura en cada uno de sus vértices.

El número de cartas en la sucesión de cada palo es ahora 13.

Como lo vemos en la figura 6, la adición teosófica de razón 13 nos remite al número 91 (3).

Si multiplicamos este número por los 4 palos del mazo obtenemos el número 364 al cual le adicionaremos el guasón.

Tal vez, le tendríamos que asignar la palabra “comodín” porque su uso nos permite llegar a 365, como los 365 días del año con sus 12 meses (signos astrológicos) y 4 estaciones.

Veremos próximamente que el significado de “jóker” no es un accidente y que tiene su lugar en esta baraja de cartas.

Conclusión

En este texto, pudimos darnos cuenta de que, gracias a las operaciones de reducción y adición teosófica, fuimos capaces de encontrar un orden inteligible dentro del arreglo de las cartas del tarot y de la cartomancia en general.

Este arreglo remite a un microcosmos armonioso que nos facilita a nosotros, lectores o testigos del tarot, entender el macrocosmos en el cual estamos inmersos.

Este sistema no nos debe sorprender en la medida que su concepto es muy similar al sistema de la astrología. En la astrología observamos el macrocosmos (los planetas) para extrapolar y dar sentido al microcosmos (nosotros).

La adivinación se basa, en este contexto, sobre que el tarot es un sistema inteligible y por la tanto que se puede extrapolar mediante recurrencia una vez que entendamos la ley de formación en la cual estamos inmersa en este momento de nuestra vida.

¿Parece sencillo no? Veremos en los próximos capítulos de este tema que el caos (el nagual) está presente en esta estructura tan “armónica” y por lo tanto el cosmos es un ser vivo misterioso.

¿Cómo entenderlo? Carlos Castaneda proponía la idea de “alinearse con él” o, dicho de otra forma, hacerse amigo con él para que nos eche una mano cuando resultemos perdidos.

Gracias por su atención y paciencia, particularmente en este articulo algo abstracto,

Saludos

Mi logo Él Yagüi y Yô

Referencias

  1. Le tarot del Bohémiens (2009), Papus (1889), Arbre d’Or.
  2. The theology of arithmetic (1988), atribuido a Iamblichus, traducido por Robin Waterfield, Phanes press.
  3. QUADRIVIUM, The four classical liberal arts of number, geometry, music & cosmology (2001-2010), Miranda Lundy, John Martineau et al., Walter & Company New York C.
0 0 votos
Article Rating
¡Suscriba!
Avíseme de
guest
0 Comments
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
0
¡Nos gustaría conocer sus opiniones, por favor comente!x